Inteligencia Artificial

Inteligencia Artificial para garantizar ciberseguridad en la industria automotriz



Dirección copiada

El auge en las tecnologías de información ha traído amplios beneficios para las organizaciones, pero también múltiples desafíos en relación con la seguridad de los datos.

Actualizado el 20 nov 2023



20231121w6


El auge en las tecnologías de información ha traído amplios beneficios para las organizaciones, pero también múltiples desafíos en relación con la seguridad de los datos. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ciberseguridad (ENCI), realizada por el Centro de Estudios Tecnológicos de la Información de la Universidad Católica (CETIUC), los incidentes de ciberseguridad incrementaron en promedio un 31,6% en 2022. Por eso, protegerse de ataques de este tipo es crucial para todas las industrias.

En este contexto, la empresa de repuestos y autopartes Emasa implementó el software EDR (por sus siglas en inglés Endpoint Detection Response), sistema de protección de equipos e infraestructuras posicionado como el número uno en el mundo en esta materia, según el Ranking 2022 de ESecurity Planet.

Nicolás Billikopf Mujica, Gerente Corporativo de Transformación Digital y CIO de Grupo Emasa, explica que “lo que instalamos en un sistema de protección EDR que combina el antivirus tradicional junto con herramientas de monitorización e inteligencia artificial (IA) para ofrecer una respuesta rápida y eficiente ante los riesgos y las amenazas más complejas, haciendo posible detectar y detener las vulneraciones al sistema antes de que ocurran, minimizando el tiempo de inactividad de los servicios. O si tuviera que explicarlo de otro modo: elimina la amenaza antes que ingrese al sistema”.

Agrega que, gracias a la aplicación de la IA, este software tiene capacidad de aprendizaje continuo, lo que permite no solo responder de forma automática ante las amenazas, sino también ir aprendiendo de ellas para ir perfeccionando sus respuestas.

Entre los beneficios que ofrece esta protección hay tres que son estructurales: Dado que no existen amenazas que afecten a los sistemas de Emasa, la compañía es capaz de asegurar la entrega de un servicio ininterrumpido para sus clientes; evita retrasos con los proveedores; y mantiene a salvo la información crucial para las operaciones.

“Solo como ejemplo, imaginemos qué ocurriría si una empresa que presta cualquier servicio es atacada por un malware. Lo primero que se debe hacer es detener el funcionamiento de ciertos equipos para identificar su ubicación. Como esto afecta las operaciones de cualquier compañía, esto podría derivar en pausa o suspensión de ciertos servicios para los clientes. A eso hay que sumarle el tiempo que tardaría esa compañía en reponer sus sistemas. Todo eso apunta a retrasos, problemas con proveedores, deficiencias en la entrega de soluciones con los clientes y otros problemas que no ocurren cuando se cuenta con un sistema de protección”, detalla el vocero.

El ejecutivo recalca, además, que gracias a estas barreras de protección actualizada para los sistemas cibernéticos se ha evitado el ingreso de diferentes archivos riesgos, asegurando así el servicio. “Solo en septiembre nos llegaron 202 mil amenazas a nuestros sistemas, los cuales fueron detectados y bloqueados con un 100% de efectividad, reflejando claramente la eficacia de este sistema”.

Cabe mencionar también que dentro de la estrategia corporativa de Emasa la transformación digital juega un rol clave.

“En línea con el proceso de cambio de marca, en Emasa apostamos por la digitalización total de nuestros sistemas. Considerando que la seguridad e información es una prioridad crítica para nosotros, hemos decidido implementar una solución líder de clase mundial, permitiendo garantizar el mejor servicio disponible en la industria para nuestros proveedores y clientes”, explica Nicolás Billikopf Mujica.

También se suman otros métodos de defensa contra amenazas cibernéticas, como la autenticación multifactor, que permite que solo las personas autorizadas puedan acceder a los sistemas; la doble autenticación, firewalls y filtrado de datos, que permiten establecer restricciones en sus redes para evitar el acceso no autorizado y garantizar la integridad de los datos; y el bloqueo de dispositivos USB, que bloquea estos dispositivos en sistemas críticos, con el fin de prevenir la introducción de malware.

“Todas estas medidas de seguridad son esenciales para proteger nuestra información y mantener la confidencialidad de nuestros datos. La ciberseguridad es una responsabilidad compartida, y cada uno de ustedes juega un papel importante en esta tarea”, concluye Billikopf.

Artículos relacionados

Artículo 1 de 3