UNA GUÍA EN LA ERA POST PANDEMIA: 5 áreas que no debes olvidar en tu visión de TI 2021

Pese a la incertidumbre que hoy nos genera la crisis a raíz de la pandemia del Coronavirus, las proyecciones para la recuperación económica el próximo año ya comienzan a discutirse por parte de los especialistas. En el caso de TI, Entelgy Chile analiza los puntos clave en los que las empresas deberán hacer foco, en el año 2021, en sus áreas de TI.

Publicado el 30 Nov 2020

zntelgy3

¿Cuáles son los ejes de 2021?

La importancia del cloud: Debido a l auge del teletrabajo muchas empresas se han visto obligadas a acelerar sus procesos de migración a la nube. El acceso a documentos o el trabajo colaborativo a distancia han facilitado la adopción del cloud y se han vuelto un aspecto técnico fundamental para muchas compañías. Y es que de este modo las empresas pueden reducir la ocupación de espacio físico, al mismo tiempo que se facilita el acceso a toda la información de la organización a toda la plantilla. El salto a la nube es una decisión tecnológica, organizativa y financiera.

Según estudios de diferentes consultoras, en la actualidad aproximadamente un 35% de los presupuestos de TI de las compañías se destinan a cloud. No obstante, todavía quedan muchos procesos que se pueden aprovechar de las ventajas de la nube y, poco a poco, las empresas deberían ir pensando en migrar todo lo posible a ese cloud. De hecho, el año 2021 varias planean migrar a la nube la gestión de las relaciones con los clientes (CRM) y de recursos humanos, entre otros.

Presencia online y refuerzo de canales de venta online: Debido a la situación sanitaria muchas empresas se han visto obligadas a lanzarse al mundo online y abrazar las nuevas tecnologías abruptamente para poder seguir con su actividad laboral. Además, aquellas que ya tenían presencia online experimentaron una gran saturación ya que, durante las primeras semanas del confinamiento, se convirtió en la única forma en la que el usuario final podía consumir. Actualmente, ven como el ritmo ha bajado, pero sin alcanzar los números anteriores a la pandemia, y es que el consumo online ha venido para quedarse. Es por este motivo que las empresas no deben olvidar lo experimentado hace unos meses y, por tanto, deben reforzar su presencia online y sus nuevos canales de venta digitales. El e-commerce es el nuevo canal de venta de muchas compañías hoy.

Ciberseguridad: Esta área, clave en un mundo hiperconectado para todas las empresas que tengan o quieran tener presencia online, es una de las que más importancia ha cobrado con la crisis, debido no solo al aumento de los riesgos producto del incremento del canal online y del teletrabajo, sino también al auge de los ataques. A raíz de la crisis sanitaria, los ataques tipo phishing aumentaron en más de un 300% y los de tipo ransomware en un 200% en Chile.

Administración digital (facturas electrónicas, firmas digitales…): Además de los propios procesos de fabricación o de trabajo, la parte administrativa y de soporte no deben quedar a un lado, sino que debe formar parte del conjunto de la empresa cuando se piense en implementar una solución tecnológica. En el caso de los procesos administrativos también han padecido las consecuencias de un mundo que solo funcionaba a través de la red. La contratación de servicios o personal o la realización de cualquier trámite ha supuesto grandes “quebraderos de cabeza”, tanto para la propia plantilla que ha tenido que llevarlas a cabo, como para el usuario final. Esto no quiere decir que no haya soluciones a las que se pueden acoger, como en el caso de la factura electrónica, o incluso casos más novedosos, como las soluciones de biometría que permiten, por ejemplo, abrir una cuenta bancaria gracias a un escáner facial. Sin duda, hay muchas opciones al alcance de las empresas para poder agilizar procesos que hasta ahora han sido tediosos o difíciles de abordar. Por ello debe ser uno de los pilares de las áreas administrativas en conjunto con TI.

Cultura digital y formación en TIC: Más allá del propio uso de las nuevas tecnologías, las empresas también deben experimentar un cambio en su cultura empresarial hacia lo digital. Para ello hay que realizar ajustes en la metodología de los trabajadores y que esta sea personalizada de acuerdo a sus necesidades. A través de diferentes técnicas como el storytelling, utilización de contenidos diferentes y políticas de comunicación interna, se consigue concientizar y cambiar comportamientos para acercarlos a la nueva cultura digital. Además, se necesita que las personas se involucren para facilitar la comprensión de los mensajes y que se genere una empatía a través de los diferentes tipos de narrativa en el diseño y el desarrollo de los contenidos digitales.

¿Qué te ha parecido este artículo?

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

Redacción

Artículos relacionados

Artículo 1 de 4