Disponibilidad: La cifra mágica del 99,999%

¿Recuerda la última vez que sus sistemas informáticos se fueron cuesta abajo? ¿Cuánto tiempo perdió? ¿Cuánto dinero malgastó? Si usted tiene una empresa de venta al público, si en su compañía los procesos productivos son controlados computacionalmente o si debe entregar de manera apremiante un informe, sabrá de lo que estoy hablando: disponibilidad.

Publicado el 30 Sep 2006

apc1

¿Recuerda la última vez que sus sistemas informáticos se fueron cuesta abajo? ¿Cuánto tiempo perdió? ¿Cuánto dinero malgastó? Si usted tiene una empresa de venta al público, si en su compañía los procesos productivos son controlados computacionalmente o si debe entregar de manera apremiante un informe, sabrá de lo que estoy hablando: disponibilidad.

Alta disponibilidad es un término utilizado por las corporaciones modernas para definir el estándar de los servicios tecnológicos que se deben alcanzar para su eficiente operación interna y la exposición ante su público objetivo. Para esto, las compañías actuales implementan una serie de tecnologías, políticas infor-máticas internas y resguardos con el fin de lograr al menos un 99,999% de disponibilidad de sus sistemas infor-máticos, meta para competir en el mercado. Este factor permitirá que los clientes no emigren ante fallas (una compra detenida, un despacho rezagado o un informe no enviado); propender a la eficiencia de la gestión interna; evitar tiempos muertos, pérdida de ingresos, daño en la imagen o la necesidad de invertir en la reposición de equipos afectados.

Un sinnúmero de factores

La disponibilidad depende de varios factores, a los que cualquier gerente informático debe poner mucha atención, si quiere mantenerse en su puesto.

Las amenazas que más se vigilan son los virus e intrusos (hackers y espías), que pueden afectar la disponibilidad de datos. Sin embargo, hay otras amenazas que pueden alterar el uso de nuestro hardware en los momentos en que más lo necesitamos. Una de ellas es la electricidad. Los computadores soportan en promedio 120 eventos de energía por mes, situaciones a veces imperceptibles que dañan los discos duros o nos hacen perder información. Entre esta fallas se cuentan: microcorte, ruido, sobretensión, baja tensión, sobretensión transitoria y apagón. Siendo las situaciones más dramáticas y drásticas los cortes de electricidad. Asimismo, según estudios técnicos, cerca de la mitad de los casos de pérdida de datos es producida por sobretensiones o interrupciones en el suministro.

Otra falla puede venir de la temperatura de la sala de datos. No basta con instalar ventiladores, como algunos parecen creer. Por disipación de calor de los servidores, la temperatura en una sala de datos puede llegar a los 40ºC, dañando los sistemas eléctricos y haciéndonos perder información. Para eso, un simple ventilador o aire acondicionado tradicional cumple la función de estabilizar la temperatura, un requerimiento para el óptimo funcionamiento de data centers, pero éstos no regulan la humedad, factor que también afecta la disponibilidad de los equipos.

La habilitación de los resguardos informáticos: antivirus, firewall, anti-spyware, unidades de suministro ininterrumpido de energía y sistemas de aire acondicionado de precisión, nos permitirá proteger nuestra inversión informática y exponernos de manera total y permanente al mercado. Por eso, deberemos desarrollar la conciencia del 99,999% en el mercado global actual.

No cabe duda de que estamos viviendo en la era de la electrónica y de la información, y la disponibilidad será un factor que nos distinguirá en el competitivo mundo actual.

Octubre de 2006

¿Qué te ha parecido este artículo?

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

Redacción

Artículos relacionados

Artículo 1 de 2