Sobre la urgencia de una política pública de Blockchain en Chile

Sin duda, Blockchain tiene una enorme proyección. Con la posibilidad de múltiples aplicaciones, destaca el impacto que podría tener a nivel de gestión pública, donde podría ser un impulsor para eliminar las barreras burocráticas que afectan a la administración y los fiscalizadores. Sin embargo, para ello, es importante que el Estado adopte una postura comprometida que promueva esta tecnología, en lugar de regularla.

Publicado el 31 Ago 2020

kolumnamagliona3

Hace unas semanas trascendió que la Contraloría General de la República había objetado más de $1 billón mal utilizados por el Estado durante 2019. El informe constató la existencia de posibles ilícitos, faltas a la probidad, gastos improcedentes, malas rendiciones de cuenta, errores en el manejo de fondos, modificaciones anómalas de contratos, y una serie de irregularidades administrativas. Lo anterior adquiere gravedad en tiempos de austeridad fiscal. Un antídoto para esas irregularidades y que podría haber evitado el desorden fiscal es la tecnología Blockchain. Para contextualizar, conviene tener presente qué es Blockchain, sus aplicaciones en la industria y su aporte en materia estatal.

La tecnología Blockchain consiste en una gran base de datos a la cual solo se le puede añadir información (appendonly), no pudiéndose borrar, modificar o alterar su contenido. Los participantes de esta gran base de datos interactúan directamente, sin la intervención de intermediarios (es una red peer-to-peer).

Las reglas para estos participantes se enmarcan en la existencia: de un libro contable distribuido (en el que queda registro de todas las transacciones y que se administra de forma descentralizada por parte de los integrantes de la red); de un protocolo de consenso (con mecanismos para evitar que alguien engañe al sistema); y de información encriptada. El impacto que puede tener esta tecnología en Chile se dimensiona en el ahorro del tiempo (permitiendo que operaciones complejas se lleven a cabo en escasos minutos), reducción de costos (al suprimir la necesidad de intermediarios), y seguridad (las transacciones se encuentran más protegidas frente a ciberataques gracias a sus características).

Aplicaciones en distintos ámbitos

La aplicación de esta tecnología en la industria puede traer enormes beneficios. En servicios financieros, particularmente, en medios de pago y financiamiento, se puede proporcionar una infraestructura ágil y simple de adoptar, que permita a las Pymes acceder a medios de pago electrónicos o financiamiento en etapas claves de su desarrollo.

En la industria farmacéutica, específicamente, en la producción de medicamentos y en la falsificación de fármacos. En el primer caso, con la tecnología Blockchain se podrían compartir los datos científicos de una manera inmediata, precisa y confiable, sin que estos puedan ser alterados o falseados, dotando de la confianza necesaria de los involucrados. En el segundo caso, con la creación de medicamentos con huellas digitales criptográficas que proporcionen de forma irrefutable toda la información relativa a su origen, fabricación y componentes. Igual solución podría aplicarse a la industria alimenticia.

En el sector energético, en materia de electricidad, la tecnología de Blockchain puede ayudar en la gestión de redes flexibles, en la arquitectura para la administración de redes, para el comercio de energía, en plataformas de intercambio punto a punto para áreas específicas de las ciudades, y en sistemas de pago asociados a energía renovable y carga de vehículos eléctricos. De hecho, Transelec ha sido pionera en Chile en el uso de esta tecnología en el rubro energético.

En la industria minera, el Blockchain se podría usar para rastrear materiales en la cadena de valor de la minería, desde los bloques hasta el concentrado, pasando por el metal. De igual manera, puede proporcionar trazabilidad (un punto importante y que entrega valor) y transparencia en la cadena de suministro.

En el sector de medios, podría aplicarse en el combate a las fake news. El New York Times es un caso exitoso que dio cuenta de que se puede utilizar esta tecnología. Desarrolló un proyecto en el que autentifican a través de Blockchain las fotografías y videos de las noticias. De esta forma, todos esos archivos tienen asociados una metadata que contiene la información sobre quién la tomó, dónde, si fue editada de alguna forma y dónde fue publicada. Dichos datos permanecerán con la foto o el video cada vez que sean compartidos, incluso a través de redes sociales. De esa manera, los usuarios podrán saber el origen de la información que reciben y comparten.

El impacto en la administración fiscal

No obstante todo lo mencionado, donde se puede apreciar su impacto en mayor medida es en la administración fiscal. De existir una política nacional que promueva a nivel estatal el uso de esta tecnología, el Estado podría ahorrarse una gran cantidad de recursos. Tomemos algunos ejemplos.

En materia de identidad digital, hoy en día, si a una persona se le pierde la cédula de identidad, se ve expuesta a transacciones maliciosas con sus datos, lo mismo con la clave única que puede ser mal usada por terceros. Con una solución de Blockchain esos escenarios sería mucho más complejo que sucedieran por las ya mencionadas características del sistema. De esa forma, las personas ahorrarían tiempo, malos ratos, mal uso de sus instrumentos personales; a la vez que el Estado se ahorraría dinero, eliminando trabas burocráticas que afectan -por ejemplo- al Registro Civil.

En sistemas registrales, Chile es un país con una fuerte tradición. Tomemos el ejemplo del Conservador de Bienes Raí- ces. La enorme cantidad de trámites que se deben realizar en el Conservador, el tener que acceder físicamente al lugar, el costo y el tiempo invertido en muchos de esos trámites, hacen que sea válido plantearse la pregunta sobre la necesidad de implementar tecnología que reduzca los costos monetarios y de tiempo que estos trámites implican, pero que, además, otorgue garantías de seguridad y confianza, como el Blockchain. En el mundo hay ejemplos exitosos, como en Suecia, Australia, Japón y Reino Unido. En materia de salud, con ocasión de la pandemia por el Covid-19, el Blockchain podría favorecer la trazabilidad del virus mientras resguarda la privacidad de las personas. En Chile, igualmente podría aplicarse para reducir las listas de espera GES, en receta transparente y gestor de preferencia.

En el ámbito de beneficios sociales. De hecho, existe un informe de la Unión Europea que así lo estableció. Es posible imaginar que se evitaría de esa forma no solo la mala asignación de recursos a los más necesitados y el monitoreo de programas sociales, sino que se otorgaría transparencia para los usuarios.

En el fondo, el Blockchain podría ser un acelerante para eliminar las barreras burocráticas que afectan a la administración, los fiscalizadores y los operadores políticos, que “desangran” las arcas fiscales. Sin embargo, para ello, es importante que el Estado adopte una postura comprometida con promover esta tecnología, en lugar de regularla.

Este avance tiene una proyección enorme. Países como Suiza, Malta, Luxemburgo, Francia, España, Estonia, Lituania y Gibraltar, han regulado los bitcoins, un tipo de Blockchain, pero no la tecnología en sí, porque han logrado comprender su potencial.

Chile podría convertirse en un referente en innovación en Sudamérica, tiene una institucionalidad y una economía sólida, si se le compara con nuestros países vecinos. Ya hay empresas en el país que están incorporando esta tecnología en sus procesos. Es hora de dar un paso más grande e integrar al Estado en esta cruzada. De esta manera sabemos que los beneficios para la población no tienen precedentes.

¿Qué te ha parecido este artículo?

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

Redacción

Artículos relacionados

Artículo 1 de 4