El Control de Gestión como herramienta clave para la toma de decisiones en los nuevos escenarios de negocio

Publicado el 13 Jul 2023

20230714w2

Rodrigo Varela, socio consultor de NEST Consultores.

Por Rodrigo Varela, socio consultor de NEST Consultores.

En el ámbito empresarial actual, la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) ha adquirido una relevancia cada vez mayor. Ello lo podemos observar en importantes iniciativas legales que se evidencian en los mercados; Ley (REP) de Reciclaje y Responsabilidad Extendida del Productor, Ley (ASG) de reportabilidad Ambiental, Social y de Gobiernos Corporativos, además de la tendencia a buscar modelos de negocio que incorporen las miradas de economía circular. Todo ello lleva a constituir un nuevo panorama para los negocios.

Las organizaciones son cada vez más conscientes de su impacto en la sociedad y en el entorno en el que operan. En este sentido, el control de gestión se presenta como un proceso de negocios fundamental para garantizar la aplicación efectiva de prácticas socialmente responsables en toda organización. Debiera ser esta disciplina la que permita diseñar instrumentos que faciliten la gestión del desempeño; estructure aquellos instrumentos que motiven el comportamiento organizacional hacia el logro de los objetivos estratégicos; y permita tomar decisiones en torno a la estrategia que la organización ha definido.

Recientemente, junto con el también socio de NEST, Mario Morales, tuvimos la oportunidad de publicar un artículo académico que analiza la evolución y la estructura conceptual del campo de estudio de la Responsabilidad Social Corporativa. En dicho estudio, se identificaron redes de conceptos transversales para el campo, entre los que se destacaron la gestión del desempeño y el comportamiento organizacional, como inquietudes del negocio fundamentales para comprender y aplicar la mirada responsable que se espera de las organizaciones , y, desde la experiencia aplicada y teórica del control de gestión, podemos asegurar que este proceso de negocios juega un papel crítico en su implementación, motivando la conducta desde las herramientas de control para asegurar el logro de estos objetivos (o desempeños).

El control de gestión se encarga de orientar la gestión de las organizaciones hacia el logro de objetivos, y en el contexto de la RSC, estos objetivos son diversos y complejos por naturaleza. Las empresas deben hacer frente a las expectativas y demandas de distintos grupos de interés, como colaboradores, clientes, proveedores, comunidades locales y el medio ambiente. En este sentido, el control de gestión se convierte en un proceso imprescindible de revisión para alinear los objetivos de la organización con las exigencias socialmente responsables.

La teoría de agencia, que aborda el problema de asimetría de información entre los distintos actores de una organización, también destaca en nuestra investigación como un tema estrechamente relacionado con la RSC, siendo incluso un concepto motor para el estudio del campo. Teóricamente, la necesidad de control surge como una respuesta a este problema, restringiendo el espacio de incertidumbre al motivar la conducta de los individuos, y, específicamente en el contexto de la RSC estas prácticas permiten garantizar la transparencia, la rendición de cuentas y el cumplimiento de los compromisos éticos y sociales de la empresa.

Este año me tocó ser parte del comité científico del Congreso Iberoamericano de Control de Gestión realizado en la ciudad de Valencia. En esta experiencia, fui responsable de revisar investigaciones vinculadas a la responsabilidad social. Es evidente que existe un interés creciente en este tema, e incluso para eventos como el anterior se han identificado “tracks” o temas de investigación centrados en la reportería de sustentabilidad y el rol del control de gestión en la formulación de indicadores para este propósito, sin embargo, aún no es suficiente.

El desafío que enfrenta la disciplina frente a estos cambios en el paradigma organizacional, radica en ajustar los modelos existentes a la multiplicidad de objetivos exigidos desde los parámetros socialmente responsables. Es necesario encontrar un equilibrio y abordarlos de manera integral.

El control de gestión desempeña un papel crítico en la implementación de prácticas socialmente responsables. A través de técnicas y herramientas, orienta la gestión hacia objetivos diversos y complejos, garantizando transparencia, rendición de cuentas y el cumplimiento de los compromisos éticos y sociales. Ante este nuevo paradigma de negocios, el control de gestión se convierte en una herramienta indispensable para impulsar el cambio y promover una gestión empresarial sostenible.

¿Qué te ha parecido este artículo?

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

Redacción

Artículos relacionados

Artículo 1 de 4